martes, 13 de septiembre de 2016

EL TOREO CON MARCHA DE PALIO


Ha sucedido en la taurina capital francesa de Arles donde en su  coliseo romano se celebraba una corrida goyesca. Resulta que el empresario del coso taurino es también espada en activo y hombre original y emprendedor. Y, como consecuencia, que el festejo se ha salido de lo habitual por muy limitadas que sean las corridas de este carácter.

El empresario matador de toros que es francés, pero muy relacionado con todo lo español y se llama Juan Bautista proyectó que la plaza se decorase con motivos alusivos al evento. Y como el torero retirado Luis Francisco Esplá, hombre culto, donde los haya, se licenció en Bellas Artes, a él le trasladó el encargo, seguido de la sugerencia a modo de propinilla táurica, de que reapareciese por ese día, cosa que consiguió del alicantino maestro para quien, cercano a la sesentena, la decisión no era cosa baladí.

Más no se detuvo en estos logros Monsieur Batista. El cartel lo completó con Morante y un encierro de Zalduendo y, en los graderíos, en sonora competencia con la banda de siempre situó un solista de violín de creciente y reputado prestigio.

Fue un éxito. Pero no voy a la crónica sino a la guinda del pastel. La banda incluyó en su programa de pasodobles una marcha de palio, “Caridad del Guadalquivir” que, como saben de sobras los melómanos cofrades, compuso allá por el cercano año dos mil el trianero de la calle Castilla Paco Lola, al que ayudó Juan José Puntas en eso del arte final de la armonía y la instrumentación.

Así. Como lo leen. El festejo se daba por la tele y llamé corriendo a mi mujer. Un invento, me dije. Bien va defender la Fiesta de los toros como hacen los franceses, pero eso ya me pareció un exceso.

Luego he sabido que de invento nada. Hace un año Enrique Ponce escuchó la misma partitura cuando toreaba en Mont de Marsan a fines de Julio.

He asistido a corridas en la Maestranza en las que en un determinado momento se han oído la gaita y el tamboril del Rocío o un cante jondo adecuado a la faena del diestro, pero no se ha pasado de ahí.


La marcha procesional se asomó a las arenas maestrantes enmascarada en unos compases de esa maravilla musical que es el pasodoble Dávila Miura de Abel Moreno. Con eso, basta. Digo yo.

domingo, 11 de septiembre de 2016

IDEAS PARA LOS ANTITAURINOS


Están felices y no es para menos. Este año se celebra el Toro de la Vega en Tordesillas el pueblo vallisoletano celoso de sus tradiciones medievales, pero con los retoques que acordó la Junta de Castilla y León el pasado mayo para adaptarlo a los tiempos que corren. Un Toro de la Vega descafeinado que los pertenecientes al Partido Animalista atribuyen a sus protestas.

Por eso se han manifestado en la Puerta del Sol de Madrid y, envalentonados,  no han parado de gritar “Tauromaquia, abolición” exigiendo el fin de los encierros y las corridas de toros.

Siempre con lo mismo. Qué lata. Y mientras tanto tres colectivos de animales que se supone han de poseer los mismos derechos constitucionales que el ganado bravo, olvidados de Pacma, que así se llama el partido que agrupa a estos manifestantes: los pollos los pavos y los caracoles.

No se acuerdan de los pobres machos del ganado avícola, engordados desde que nacen para luego retorcerles el cuello y servirlos a la brasa. Los pavos, además, emborrachándolos antes de la ejecución, sin preguntarles siquiera si son abstemios, o no.

Y tampoco se dignan mostrar pancarta alguna pidiendo se anule de una vez por todas el horrendo sacrificio de los caracoles, sometidos a la atroz tortura de agruparlos en una cacerola y asarlos en agua hirviendo antes de servirlos como complemento de una cerveza fría.

¿Habrá en el mundo un procedimiento más letal para acabar con la vida de esos pobres animalitos?

Pues, nada: Los del Pacma, sin enterarse.


A lo mejor ahora corrigen este olvido. Los gritos y las pancartas con las leyendas que reivindiquen la abolición de los pollos asados y la supresión de las tapas de caracoles contribuiría mucho a que la ciudadanía empiece a creer en sus buenos propósitos.

sábado, 10 de septiembre de 2016

SIN GOBIERNO, SIN NÓMINA, TRENDING TOPIC


Era de esperar. La etiqueta  #SinGobiernoSinNómina ha sido trending topic en Twitter el pasado viernes.

130,000 remitentes han manifestado el hastío de la sociedad y la devaluación de los políticos incapaces de llegar a una solución para conformar el Poder Ejecutivo.

La petición de que diputados y senadores dejen de cobrar hasta que  alcancen una solución es lo menos que puede exigir una colectividad inerme que pasa progresivamente del cansancio al cabreo ante el espectáculo que le vienen ofreciendo sus representantes democráticos.

Trending topic creo que significa “tema del momento”, lo digo para los que, como yo, nos encojemos aturdidos ante esta oleada de frases cabalísticas que se nos ha colado por las puertas sin pedir permiso y que hoy cabalgan a placer ante la preferencia de las generaciones jóvenes por las nuevas tecnologías.

O sea que en ese momento no había una cuestión de mayor relevancia.

Creo que se quedan cortos. En ese momento y en muchos momentos más. Es el tema del día. No hay más que sacar la conversación en un lugar público, pongamos un bar, para apreciar de inmediato cómo se incendia el ambiente.


Pero vuelvo a manifestar mi escepticismo. Esto no sirve para nada. Se ríen de nosotros. Les importamos un pimiento. Menos es nada, desde luego. Recurso al pataleo.

jueves, 8 de septiembre de 2016

SIN GOBIERNO, SIN NÓMINA





Pues, sí. Lo de suspender de sueldo, que no también de empleo, aunque deseable fuera, a congresistas y senadores hasta que formen gobierno va en serio. Una plataforma cívica que agrupa ya a 70,000 firmantes ha sido creada con el objetivo de formular esta petición.

Yo soy viejo y razonablemente escéptico ante proyectos como éste, del que me enteré hace días y recogí en uno de mis pasados blogs, pero me parece saludable que se haya creado.

Se trata de una plataforma ciudadana titulada Change.org y viene a demostrar que la sociedad civil no está dormida. Como no es para menos, lo celebro mucho.

El autor de la iniciativa, Txerra Pardinas, asegura en la misiva que los políticos electos «no solo no cumplen su deber como gobernantes sino que además, tampoco lo están cumpliendo como trabajadores, puesto que ni gobiernan ni dejan gobernar».

Ante el éxito de la iniciativa, ha hecho un llamamiento para lograr que en las redes sociales la propuesta también lo sea y para ello invita a los internautas a que el viernes a las 12 horas todo el que lo desee tuitee con el hashtag #SinGobiernoSinNomina y el link a la petición.


No se cómo se hace esto, pero pediré a alguno de mis nietos que me ayude y me sumaré al proyecto

miércoles, 7 de septiembre de 2016

TAREA JESUITICA


Lo dijo en el acto de inauguración de la restauración de la Iglesia de San Luis de los Franceses el presidente de la Diputación de Sevilla Fernando Rodríguez Villalobos, satisfecho por participar en este fruto de la colaboración de la entidad que preside con el Ministerio de Fomento además de con Endesa: “ La tarea ha tenido mucho de jesuítica por la minuciosidad mimo, amor y meticulosidad con la que han actuado todos los técnicos que han participado en estos trabajos».

Pues, sí, don Fernando. Lleva usted mucha razón. Ya era hora de que alguien recordara, aunque sea muy de pasada, la presencia de la Compañía de Jesús en el monumento que erigió a sus expensas comprando el anterior que era del siglo XVI a la familia Ribera para usarlo como noviciado.

Seguramente usted sabe que los Hijos de San Ignacio tuvieron que abandonarlo con motivo de la exclaustración de Mendizabal y que la desamortización del siglo XIX puso el conjunto en manos de la Diputación que usted preside.

Las construcciones que lo rodeaban, igualmente de la Diputación, sirvieron como alojamiento del Hospicio y Residencia-Escuela San Luis. Ocupaban una superficie de cerca de doce mil metros cuadrados y constituían un interesante ejemplo de arquitectura civil y religiosa de los siglos XVII Y XVIII derribado en octubre de 1975.

El Centro de Estudios y Servicios de la delegación en Sevilla del Colegio de Arquitectos emitió una nota de protesta hecha pública en la prensa de aquellos días.


Los Reyes Magos, Melchor, Gaspar y Baltasar que llevaban juguetes a los niños acogidos en la institución la noche mágica del cinco de enero creo que también.

lunes, 5 de septiembre de 2016

Y ENCIMA SE RIEN


Lo estamos viendo. Los políticos siguen a lo suyo. Que no es lo nuestro. Mantienen sus posturas, que no salen del cerrilismo. Y siguen aferrados a sus poltronas sin importarles un bledo los intereses de la colectividad a la que dicen representar.

No cumplen con su obligación. No saben abandonar el callejón sin salida al que han conducido con sus egoísmos y torpezas la cosa pública. Y encima se ríen.

Las fotos de los líderes de las principales formaciones paseando con los candidatos a las próximas elecciones autonómicas, contentos con ellos mismos, satisfechos de su postura y de su impunidad, dan asco.

Me han dicho que hay una corriente cívica que pretende negarles el sueldo hasta que resuelvan el problema. Es lo menos que una sociedad responsable y seria puede hacer. Lo malo es que dudo mucho de los medios para llevar a cabo este correctivo.


Posiblemente sea injusto meter en el mismo saco a todos los que ocupan asiento en el Congreso de los Diputados, pero ante esta situación inamovible que son ellos mismos los llamados a resolver, es inevitable que se produzca  el ambiente de repulsa que, hacia ellos, crece cada día en la sociedad española.

sábado, 3 de septiembre de 2016

PARODIA TRISTE DE UNA INVESTIDURA


“Me vi a morí y no te vi a deja enseñao” decía un viejo vestido siempre con remendadas pero pulcras ropillas de dril al muchachillo que se sentaba con él todos los mediosdías en la bodega abierta al público de mi abuela manriqueña.

Ayer asistí de pardillo a  a través de la transmisión radiofónica de Canal Sur a la parodia de votación de  investidura que se celebró en el Congreso a la caída de la tarde. 

Las palabras del viejo resonaban en mis oídos. Todos sabían a lo que iban. Menos yo. Cada vez que confío en las apariencias de los políticos, los políticos se ríen de mí. El viejo se habrá muerto ya, y yo no termino de enterarme.

Hoy titula Antonio Casado su crónica en El Confidencial de manera harto ingeniosa: Un armario en el pasillo. Yo había pensado que entre los políticos responsables que quedan se habían arbitrado las fórmulas para quitar de en medio a ese empolvado estorbo. Pero, no.

No aprendo. Qué le voy a hacer. Siempre me toman el pelo,