domingo, 7 de febrero de 2016

GOYAS DE OROPEL Y LUCES


La trigésima edición de la fiesta del cine ha visto desfilar a cuatro actores oscarizados, los españoles Penélope Cruz y Javier Bardem, y los extranjeros Tim Robbins y Juliette Binoche además de a numerosos políticos (qué le vamos a hacer)  y a muchos personajes televisivos.

También nos deja imágenes irrepetibles como la de Vargas Llosa, primer premio Nobel que asiste a la gala, junto a Isabel Preysler.

Creo que no ha defraudado a quienes esperaban un éxito, aunque menudeen las inevitables censuras.

Tras la emisión de parte de la alfombra roja, por ejemplo, TVE ofreció el telediario y a continuación “Informe Semanal” considerando de mayor valor las imágenes grabadas del programa  por encima del acontecimiento que daba en directo. Torpe decisión ampliamente censurada en las redes sociales.

Ello provocó, dice el portal Vertele, un alud de críticas por no priorizar la fiesta de nuestro cine.

Añade además que Pepón Nieto se enfadó con el reportero de RTVE que lo estaba entrevistando… que  Isabel Coixet igualmente mostró su disgusto por el vídeo que la parodiaba… y que, por si fuera poco, hubo otros descontentos conocidos y por conocer… 

Falta de clase, que diría nuestra recordada Duquesa de Alba.


Minucias. Lo importante es que el cine español se viste de lujo en esa noche aunque sea de oropel y luces prestadas, que muchos de los rutilantes asistentes tienen que devolver sus smokings al día siguiente donde los alquilaron y, por encima de comentarios paupérrimos e injustos de los de siempre, es una industria cultural ascendente que sitúa a nuestros profesionales del Séptimo Arte a la altura de los mejores que pululan por el firmamento de las estrellas.

lunes, 25 de enero de 2016

LA CAMUFLADA REGENERACION


La inesperada dilación de la solución que se arbitre para la formación del nuevo gobierno está sirviendo a mi modo de entender las cosas para vernos mejor las caras.

Habían entrado en el escenario unos nuevos intérpretes con ínfulas de estrellato  embozados tras de sus capas de colores y, a medida que corre el tiempo, se les va resbalando el embozo dejando al descubierto los descarados rasgos de la prepotencia, la astucia y la mentira.

¿Estos eran los que hablaban de las prebendas injustas, los chanchullos escondidos, los robos contables y la necesidad imperiosa de transparencia? ¿Estos los que venían incontaminados, justos y puros a regenerar la vida política española?

El que manda pide que le den las riendas del Ejército, la Policía y los Servicios secretos… el que le sigue desborda su verborrea en justificar las financiaciones espurias con las que han venido sosteniendo su maquinaria de propaganda hasta ahora…

En el patio de butacas se rebulle el público espectador que ha colgado en la taquilla el cartel de “no hay billetes”…


¿Esta era la función que estaban esperando?... Todavía vamos por el primer acto. Que Dios nos libre de los restantes.

viernes, 22 de enero de 2016

LOCUACIDAD EN SERIO Y EN BROMA


Creo que fue un filósofo árabe el que dijo  “la locuacidad es plata. El silencio, oro. Prefiero el oro”. Y se quedó callado. Ignoro hasta cuando, pero al filo de esa sabiduría, imagino que hasta cuando juzgase oportuno hablar. Es decir cuando todos a su alrededor guardasen compostura, cerrasen sus boquitas y aguzasen sus oídos. Exactamente todo lo contrario que sucede en esas reuniones en los platós de las diferentes televisiones en los que se sientan unos personajes que no dejan hablar a nadie, que se olvidan de las buenas formas y gritan, manotean y convierten el set en escenario chirriante de sainete antiguo.

No ha habido en los días que corren nadie en estas emisiones que no haya comentado las palabras del rey… (sin haberlas oído previamente) que no haya formulado las más peregrinas cábalas sobre el futuro gobierno (sin disponer obviamente de datos sobre su formación)… que no haya aventurado si va a llover o no en febrero y si la bajada del crudo al fin la notaremos cuando llenemos el depósito del coche.

Y, mientras tanto, va un gracioso, se hace pasar por el nuevo presidente de los catalanes, telefonea a la Moncloa  y le pasan directamente con Rajoy.

Pero ¿esto qué es?

¿A mí me dice siempre la voz metálica de la señorita que me atiende cuando llamo al señor que se cree importante que está reunido y con el jefe del ejecutivo que, aunque se halle en funciones, es el jefe del Gobierno, se puede hablar directamente?


No sé. No entiendo nada.

martes, 19 de enero de 2016

EL CALVARIO EN EL ORDEN DE LAS COFRADIAS DE LA MADRUGADA


El año pasado, en uno de los días prologales de la Semana Santa, escribí un texto para mi blog que me publicó ArteSacro y que me parece de absoluta actualidad.
Lo reproduzco a continuación:

“La Madrugada tiene fronteras insalvables y delicadas líneas rojas y puede resultar arriesgado  meter las manos en su estructura. El incansable historiador cofrade Hilario Arenas escribió que no es tan antigua como algunos creen y que las corporaciones que se entienden más veteranas en ella, el Silencio, el Gran Poder y la Macarena todavía en la nómina de 1806 tenían fijadas sus salidas procesionales al alba… y la Esperanza de Triana tras su aparición en Triana el Jueves Santo en 1797, entró en un periodo de languidecimiento y no volvió a procesionar hasta 1889.

Dos años antes de esta fecha, el 14 de marzo de 1887, el Calvario había decidido en Cabildo salir de Madrugada. Decisión que recoge en sus Reglas de 1899 aprobadas, tras el informe favorable del Notario Mayor, por el Provisor y Vicario General el 22 de marzo de ese año por lo que el orden de las cofradías que hicieron estación de penitencia a la Catedral aquella Semana Santa quedó establecido de la forma siguiente: Silencio, Gran Poder, Macarena, Calvario, Gitanos y Esperanza de Triana (Original en poder de los herederos de don Eduardo Ybarra Hidalgo).

Luego, de forma definitiva, el orden actual de la Madrugada se configuró en la Semana Santa de 1900.

La situación creada por la resolución de 1899 favorable a la precedencia del Calvario se consolidó finalmente por decreto en 1914 y fue ratificada por nueva sentencia en 1971. 

Tomo estos datos de la importante obra “La Hermandad de los mulatos de Sevilla”, original de Ignacio Camacho Martínez con prólogo del profesor Domínguez Ortiz,  premio de investigación Ciudad de Sevilla, cuya lectura considero esencial y obligada para tratar con seriedad y rigor estos temas.

Estos tres documentos niegan de manera rotunda la pretensión de la Esperanza de Triana y de los Gitanos de hacer estación penitencial por delante de la cofradía de la Magdalena: Una resolución en 1899… un decreto en 1914 y una nueva sentencia en 1971.

No existe ninguna corporación entre las cofradías sevillanas que pueda disponer de mayor apoyatura legal"

viernes, 15 de enero de 2016

TEMAS DE TRASCENDENCIA SUMA


Que a estas alturas siga la controversia en torno a la presencia del bebe hijo de Su Señoría la diputada Bescansa en el Congreso en brazos de su madre da que pensar.

Ni que el PSOE ceda escaños a los separatistas  en el Senado…ni que en la UE no se mire con buenos ojos las peripecias de los políticos en nuestro país… ni que la Iglesia se inquiete por la cuestión catalana… nada de nada. Lo importante, lo esencial, lo trascendente pasa por los biberones del niño de la congresista y por la definición de rastas que aporta la señora vicepresidenta de la Cámara, doña Celia Villalobos.

Tampoco la diputada de Podemos ha hecho nada original. La primera congresista  que llevó con ella a su hijo al palacete de San Jerónimo fue Ángeles Maestro de IU hace ahora casi un cuarto de siglo y ha salido al paso reclamando su precedencia.

Y las rastas son una modalidad de las cabelleras masculinas tan dignas de consideración social como los cueros cabelludos rapados al cero.

Nada hay nuevo bajo el sol. Aunque algunos crean otra cosa.

En mis tiempos de ejercicio de la profesión activa de periodismo audiovisual observé que todos los que entraban en televisión a mandar en algo llegaban con la infantil creencia de que la tele no se había terminado de inventar y para eso aparecían ellos, para completar el invento.

La misma sensación tengo cuando contemplo las actitudes de revoltosos líderes universitarios que ofrecen los jóvenes políticos alzados al poder representativo.

La gallarda presencia de la comunista histórica Dolores Ibarruri en el Congreso y los abrazos de los que un día militaron en uno y otro bando para sustentar la recuperada Democracia al parecer no están en sus apuntes de activistas revolucionarios multiplicados por las fotocopias.


Mientras Pedro Sánchez continúa erre que erre cavándose su tumba política y mi admirada Susana ha acomodado sus posaderas en la silla de eneas repitiendo con su actitud la sentencia de los del turbante de sentarse a la puerta de la casa esperando ver pasar el cadáver del enemigo, el bebé de la señora Bescansa y las raspas del muchachito tinerfeño acaparan las portadas. Pues qué bien.

miércoles, 13 de enero de 2016

AMPARITO EN EL CONGRESO


No entró. Tampoco lo pretendía. Amparito no llevaba a su niño en brazos como lo hizo Carolina Bescansa. Ni buscó un asiento libre como hicieron los diputados electos de ERC que dijeron que les daba igual porque ellos se presentaban en un hemiciclo extranjero del que proyectaban ausentarse cuanto antes. No aclararon si con su ausencia reivindicativa iban a dejar de cobrar sus emolumentos, pero parece que no, que seguirán cobrando y, a lo peor, hasta pasan dietas.

Amparito no entró porque, si lo hubiera hecho, los galoneados ujieres de la hispana Cámara Baja, con sus barriguitas redondas y sus perennes caras de aburrimiento, hubieran tenido que abrir hueco para una banda de músicos con dos saxofones, un trombón de varas, tres fiscornos, cuatro clarinetes y un bombo.

Venían de un pueblo de Valencia. Y llegaron tocando eso, Amparito Roca que es un pasodoble taurino del que los comentaristas de Canal Plus toros no dan nunca el nombre porque no lo saben.

Busqué entre los planos que me ofrecieron en Antena tres los cámaras compañeros de Susanna Griso los rostros de los veteranos cronistas parlamentarios a ver que expresión de sorpresa ponían y no dí con ninguno de ellos. Y eso que encontraron hasta el de Juan Carlos Monedero, el amigo y consejero áulico del difunto Chaves, el de Venezuela, que contemplaba el espectáculo desde el gallinero.

Buen comienzo, a fe mía. Los agoreros empiezan a hablar ya de disolución. Me gustaría que se equivocaran. Sus nuevas señorías conforman un grupo ilusionado y enternecedor que alcanza el 62 % de la Cámara.


El vino joven se conserva muy bien en odres viejos.

domingo, 10 de enero de 2016

MANOLO RODRIGUEZ DUARTE


Era un histórico de la televisión, Periodista audiovisual, abogado y actor de doblaje, nos dejó hace dos días tras haber luchado durante tres años con el cáncer que se lo ha llevado a la tumba.

Se ha ponderado en las apresuradas notas necrológicas que he leído sus muchos valores entre los que destacaba el espíritu de superación y la constancia. Atesoraba otros más. Nacido en Marchena y perteneciente a una familia agrícola, dio comienzo a su formación cuando ya había cumplido diez años, pero no la abandonó nunca, llegando a la Universidad Hispalense donde culminó la Carrera de Derecho que empezó a ejercer como pasante en el despacho de abogados de Celestino Fernández Ortiz. De él, columnista de prensa y director largo tiempo de Radio Nacional de España en Sevilla, pudo contagiarse del venenillo de atender las dos profesiones, el periodismo y la abogacía.

Celestino era muy amigo de Paco Narbona. Cuando el Centro Territorial de Televisión en Andalucía, que éste dirigía, necesitó ampliar la plantilla de su personal administrativo, Manolo empezó a trabajar en sus instalaciones de la Palmera. Pero poco tiempo estuvo  en las oficinas. Su rostro empezó a asomarse a los televisores tímidamente junto a los de Begoña Achabal, María José Mañes y José Domingo Romero y cuando otro Paco, Francisco Millán, pasó fugazmente como director por los estudios de la televisión territorial, una de las pocas decisiones que tomó fue ponerle al frente de un programa deportivo.

Manolo tiró de su hermano Tomás, regidor y ayudante de realización hasta pasar a realizador. Luego de su padre que ocupó plaza de ordenanza.

Se prejubiló y se fue a vivir a Valencina.

Nunca le vi enfadado. Jamás perdió los papeles. Y tenía una memoria prodigiosa. Cuando aún no había llegado ese artilugio llamado autocue, al que otros conocen como teleprompter que proyecta los textos de las locuciones en una pantalla al lado del objetivo de la cámara, memorizaba los escritos en pocos segundos.

Un ejemplo digno de premio.


No se lo dieron como merecía. Los jurados encargarlos de concederlos siempre se los otorgan a los de fuera.