viernes, 5 de febrero de 2010

La oración de Zapatero

Mientras la Bolsa se hunde, las listas de parados ante las Oficinas de Empleo se alargan como serpientes agrisadas y las voces de los que nos prestan dinero en el mercado internacional se alzan alarmadas y chillonas con un coreado “cuidado con ese”, nuestro insólito presidente del Gobierno ha vivido su particular cuento de Alicia en el País de las Maravillas o de la Bella Durmiente, asistiendo,oh paradoja de las paradojas,a una reunión que tiene como principal motivo entonar las oraciones de la mañana. Pero, eso sí, la ha presidido su príncipe encantado que ha debido hacer oídos sordos a los informes que le haya presentado el FBI sobre la inestable situación en España de su invitado.

Yo rezaba en el coche y pretendía dar ejemplo a mis hijos cuando los llevaba al colegio y supongo que los padres cristianos lo seguirán haciendo, pero antes no tenía que guardarme la hipocresía de haber alardeado de mandar quitar los crucifijos de las aulas.

No nos merecemos este presidente. No nos merecemos a este actor de su propio libreto en los grandes escenarios, egoísta y embustero y hace muy bien el guerrismo del partido socialista en saltar a la palestra pidiendo una unión con la oposición para salir cuanto antes de este agujero.

Y si la unión no es posible, busquemos un recambio entre las mismas filas del partido al que pertenece este señor para conseguir su medro personal porque éste de socialista no tiene ni el forro

¿Cuál de los numerosísimos y bien retribuidos asesores le habrá escrito el discurso?... Sin duda ha acertado al elegir el libro, último del Pentateuco que se da como el más apropiado para la oratoria. Y el fragmento seleccionado lo ha traducido tan libremente que puede considerarse a partir de ahora como colaborador del autor sagrado.

¿Cuándo se va a leer Zapatero el Deuteronomio por segunda vez?... Un ateo, de agnóstico nada, conocedor profundo de la Biblia. ¿Dónde se ha visto mayor impostura?

Y, menos mal que, como gallo en corral ajeno, como ignorante supino de la lengua, la religión y las raíces del momento, guardó el silencio prudente de los temerosos de columpiarse como los reyes del trapecio del circo de la nación donde se encontraba.

¡Mira que si encima llega a soltar una de sus adánicas paridas para solaz y diversión de quienes le oían!

Muchos se habrán acordado de él leyendo precisamente en el Deuteronomio, esos versículos que dicen:

“Su refugio es el Eterno. Su sostén los brazos eternos. Expulsa delante de ti al enemigo. Y di: ¡Extermina! Te adularán tus enemigos. Pero tu les pisarás el cuello” (Deuteronomio, 33,27)

5 comentarios:

Anónimo dijo...

loved las vegas? fling the all untypical [url=http://www.casinolasvegass.com]casino[/url] las vegas at www.casinolasvegass.com with during 75 modish nourishment [url=http://www.casinolasvegass.com]online casino[/url] games like slots, roulette, baccarat, craps and more and induce a clear in existent by a circular with our $400 unconstrained bonus.
we comprise up to for the eventually being perceptive b wealthier games then the superannuated online [url=http://www.place-a-bet.net/]casino[/url] www.place-a-bet.net!

Zapateiro dijo...

Discrepo profundamente de la argumentación que hace y el tono con la que lo expone. Si me permite le explicaré el motivo.

Igual que la inmensa mayoría de cristianos -al menos, el cien por cien de los que conozco- no toma " a pies juntillas" los que dicen desde el Vaticano porque hay que discernir entre la Insititución y los fieles, los españoles somos muy libres de actuar como creamos en conciencia, pese a lo que establezca el Gobierno como institución.

El Gobierno debe velar por la protección de los derechos de todos los ciudadanos y eso requiere no inmiscuirse en cuestiones personales como las creencias, ideologías u orientaciones sexuales de cada cual.

No sé qué tiene de ofensivo para los cristianos que desde un Gobierno se apueste por la laicidad del Estado, siempre que se garantice la libertad religiosa.

Es muy recurrente el tema de los crucifijos pero deberíamos ser serios y dejar, por una vez, la demagogia barata.

A mí no me molestaba ver un crucifijo en una pared pero tampoco me veía representada en ello y eso que soy creyente y que estaba en un colegio religioso. En cambio, siempre me sentí representada cuando de forma individual, privada, iba a la capilla del colegio a rezar.

No sé por qué hay que ver como un ataque que se separe lo público de lo confesional, nada tiene que ver una cosa con la otra.

Un saludo.

Arrayán dijo...

Cierto es que cada uno en su casa debe hacer lo que mejor le parece y no debe pararse a pensar lo que digan desde fuera. Pero si es cierto, que parece que mas allá del asunto de los crucifijos, desde el gobierno hay una campaña de fondo en contra de la Iglesia Católica frente a lo que ocurre con otros credos religiosos, menos vapuleados.
En cuanto a que en un centro religioso expongan el crucifijo en las aulas, hombre, ya hemos comenzado diciendo que cada uno en su casa hace lo que mejor le parece, ¿o no?

yo dijo...

estimado señor garrido, yo estoy de acuerdo con lo que dice,menos tonterías y más responsabilidad,que estamos pagando las consecuencias todos los españoles,este país cada día va muchisimo peor aunque el señor presidente se empeñe en decir todo lo contrario. aqui le dejo el enlace de mi blog,de momento hay poco escrito,por que voy pasando las poesias de los cuadernos al ordenador. muchisimas gracias por su tiempo.

http://amoryverano.blogspot.com/

No cogé ventaja, ¡miarma! dijo...

La libertad religiosa debe ser soberana y cada uno podemos escoger la opción mejor o más coherente con nuestra forma de ser, pensar y vivir.
Lo que veo mal de este hombre es que por su falsedad personal y política quiera hacer ver a todos que conoce la Biblia y que es capaz de sacar conclusiones de vida de ella.
Un abrazo