viernes, 15 de enero de 2016

TEMAS DE TRASCENDENCIA SUMA


Que a estas alturas siga la controversia en torno a la presencia del bebe hijo de Su Señoría la diputada Bescansa en el Congreso en brazos de su madre da que pensar.

Ni que el PSOE ceda escaños a los separatistas  en el Senado…ni que en la UE no se mire con buenos ojos las peripecias de los políticos en nuestro país… ni que la Iglesia se inquiete por la cuestión catalana… nada de nada. Lo importante, lo esencial, lo trascendente pasa por los biberones del niño de la congresista y por la definición de rastas que aporta la señora vicepresidenta de la Cámara, doña Celia Villalobos.

Tampoco la diputada de Podemos ha hecho nada original. La primera congresista  que llevó con ella a su hijo al palacete de San Jerónimo fue Ángeles Maestro de IU hace ahora casi un cuarto de siglo y ha salido al paso reclamando su precedencia.

Y las rastas son una modalidad de las cabelleras masculinas tan dignas de consideración social como los cueros cabelludos rapados al cero.

Nada hay nuevo bajo el sol. Aunque algunos crean otra cosa.

En mis tiempos de ejercicio de la profesión activa de periodismo audiovisual observé que todos los que entraban en televisión a mandar en algo llegaban con la infantil creencia de que la tele no se había terminado de inventar y para eso aparecían ellos, para completar el invento.

La misma sensación tengo cuando contemplo las actitudes de revoltosos líderes universitarios que ofrecen los jóvenes políticos alzados al poder representativo.

La gallarda presencia de la comunista histórica Dolores Ibarruri en el Congreso y los abrazos de los que un día militaron en uno y otro bando para sustentar la recuperada Democracia al parecer no están en sus apuntes de activistas revolucionarios multiplicados por las fotocopias.


Mientras Pedro Sánchez continúa erre que erre cavándose su tumba política y mi admirada Susana ha acomodado sus posaderas en la silla de eneas repitiendo con su actitud la sentencia de los del turbante de sentarse a la puerta de la casa esperando ver pasar el cadáver del enemigo, el bebé de la señora Bescansa y las raspas del muchachito tinerfeño acaparan las portadas. Pues qué bien.

1 comentario:

Fran Flores dijo...

Buenos días, me gustaría contactar con usted pero no encuentro ninguna vía de contacto en el blog, le facilito mi correo electronico por si fuera tan amable de contactar conmigo: villabaradis@hotmail.com
Saludos.