martes, 10 de febrero de 2009

El proemio cofradiero.

Me han encargado la exaltación de la Semana Santa que, con este nombre, Proemio cofradiero,patrocinan la Asociación de Vecinos del Museo y su entorno y la Hermandad del Museo y he tenido la debilidad de aceptar el encargo.

Desde que di el Pregón de Semana Santa menudean estas invitaciones que suelo declinar siempre que puedo por diversas razones. La primera para evitar que el ingenio de mi compañero José Luis Montoya me rebautice con la gracia con la que sustituyó el segundo apellido de un reconocido poeta y pregonero por la palabra “pregón”; la segunda porque pienso que conviene dejar el campo libre para que vayan formándose los charlistas noveles y la tercera porque los organizadores suelen hacer gala de fecunda imaginación y generalmente me regalan un cuadro. Y ya no hay paredes en mi casa para colgarlos. Y temo que mi santa, a pesar de su probada paciencia, similar a la de todas las esposas de cofrades, se “jarte” un día y me amenace con el divorcio lo que sería improcedente dadas nuestra edad y condición.

Proemio viene a ser como prólogo,pero como el término se usa poco, siempre cabe la consulta del impresor,”sobra la o ¿verdad?”. Pues,no. Es asi y asi llamaron los hermanos del Museo aquel ya lejano marzo del cuarenta y uno a una exaltación cofrade que pusieron a cargo del periodista de El Correo de Andalucía,Luis Joaquin Pedregal Sanmartino,el poeta Antonio Rodríguez Buzón y un aficionado a la fotografía,Higinio Capote, que proyectó unas diapositivas.
Hubo música,pero no de la Banda Municipal que se incorporó al acto anual el año siguiente y en el que ha participado hasta nuestros días de manera ininterrumpida, sino de la División, que supongo sería la de Soria nueve.

Este acto vino a sustituir las exaltaciones que se encargaban a Federico García Sanchiz, académico de la Real Española de la Lengua, e ilustre charlista, que solía improvisar con su locuacidad desbordante encendidas soflamas patrióticas de las que puede hallarse singular huella en un artículo suyo publicado en el periódico “La Vanguardia” de Barcelona.

Hace unos años, Manuel Antonio Ruiz Berdejo, en nombre y como presidente de la Asociación de Vecinos del Museo y su entorno, me dijo que se les había ocurrido reverdecer aquel proyecto que solo tuvo una edición y me permití sugerir que debía hacerse con sometimiento a sus líneas iniciales y separándolo cuanto fuera posible de la estética del Pregón para que nunca parezca un Pregón,dos.

Así lo han hecho, con la inmediata colaboración de la Hermandad del Museo y lo vienen haciendo,cada año, con la aportación musical de la Banda Sinfónica Municipal de Sevilla que dirige Francisco Javier Gutiérrez Juan, lo que ya es garantía de un éxito repetido hasta ahora en el que indudablemente ha colaborado en las dos ultimas ediciones mi admirado compañero Francisco Robles, secundado por la voz de Amalia Sánchez.

Este año, como he dicho, asumo esa responsabilidad. Los colaboradores son los mismos y, además, Ana del Río cantará saetas. Como dicen los taurinos en la Puerta de Cuadrillas: Que Dios reparta suerte.

1 comentario:

Sibelius dijo...

Don Jose Luis ¿me puede informar de la fecha y hora de esta exaltación?, me encantaría asistir.