martes, 16 de junio de 2009

En defensa de “Toros para todos”.-

Comprendo que alguien tiene que hacerlo, pero yo no sería nunca crítico de televisión. Tal vez porque he trabajado en ella desde aquellos ya lejanos tiempos en los que aun no había llegado el vídeo y un set televisivo tenía mucho parecido, aunque tirando a pobretón de quiero y no puedo, con esos de Cifesa donde se hacía aquel cine español que se veía tan poco.

En esa época cuando algún compañero se ponía muy pesado desde las páginas o las ondas del medio en el que ejercía la profesión, los que estábamos dentro de la tele y eramos la victimas propiciatorias del tira al pato de su calle del Infierno particular sabíamos que había una fórmula magistral para poner sordina a su disidencia: invitarle a que se viniera con nosotros.

Hoy han cambiado mucho las cosas.No solo porque llegó el vídeo y la informática avanzada, sino porque aumentaron el número de televisiones y de programas a criticar.

Compadezco a quien tenga que sentarse horas y horas analizando las producciones que saltan y aun incompresiblemente se mantienen en la pequeña pantalla y estoy dispuesto, para compensar su impuesto masoquismo, a discernir comprensivamente algunos de sus juicios.

Ahora bien el que emitió días atrás Luis Miguel Fuentes en su columna “Somos zapping” titulado “Pesadillas absurdas” en la separata de Andalucía del diario “El Mundo” del pasado domingo me pareció una pasada. Y lo siento porque Fuentes me cae muy bien. Aun recuerdo aquellos bellísimos reportajes de la serie “Andalucía en Autobús" que galardonaron con el Primer Premio de la IV Edición del Premio Nacional de Periodismo de la Asociación Española de la Carretera, distinción que no habría de extrañarle tras haber logrado el Eduardo Mendicutti en 2001.

Por eso me extraña cuanto escribe sobre Enrique Romero y el programa “Toros para todos” de Canal Sur. No solo porque siempre me ha parecido de discutible gusto criticar a un compañero recordando aquellos manidos axiomas del periodismo romántico “con el pan como hermanos…con la noticia ,como gitanos” y otros similares, sino porque opino que este programa es uno de los mejores que ha ofrecido la televisión andaluza.

Desde Felix Rodríguez de la Fuente creo que no se hacía nada igual y,si bien se viene admitiendo que existe un antes y un después de la irrupción de Felix en la historia de la ecología en España, afirmo personalmente que algo muy parecido se ha producido con el programa taurino de Canal Sur.

Me gustaría sugerir al admirado columnista de “El Mundo” que lo siga viendo y que deje las distorsionadas gafas de crítico a su lado y anote con su inspirada y bien cortada pluma todo lo que de aquí en adelante le pueda sugerir Romero y su equipo sobre la crianza en el campo de ese animal único que es el toro bravo.

2 comentarios:

Sibelius dijo...

Totalmente de acuerdo con Vd. D. don Jose Luis, como casi siempre. Programas como éste hacen una labor impagable por la difusión y el conocimiento de la fiesta, merecen más apoyos de lo que tiene.
Saludos

No cogé ventaja, ¡miarma! dijo...

A mi es uno de los pocos programas que me gustan de tv y si estoy por casa me pongo expresamente a verlo.
Creo que es didáctico y entretenido, en cuanto a Enrique Romero pienso que le gusta lo que hace y procura hacerlo bien.
Saludos.