viernes, 5 de junio de 2009

Yo sí voy a votar.

Cosa sabida es que el domingo son las votaciones para el Parlamento Europeo. ¿O no?...
La oficina del Censo electoral envió en tiempo y forma las tarjetas censales y los profesionales de la política se han encargado de hacer la correspondiente campaña… ¿Si…?

De manera que el domingo iremos mi parienta y un servidor provistos de nuestros documentos de identidad a depositar el voto.

No me ha sido excesivamente fácil conseguir su compañía. Casi he tenido que emplearme a fondo con una cadena de argumentos de los que voy a prescindir aquí por diversas razones entre las que se halla el profundo respeto a la libertad de cada cual.

Es cierto que el desapego de la ciudadanía con el quehacer de la política se ha puesto de manifiesto estos días de manera evidente. Y también que se vota para algo alejado y confuso que solo se muestra en nuestra cercanía a lomos de subvenciones. Que la Europa que se soñaba no es la que ha llegado a conseguirse a trancas y barrancas y que los representantes de los partidos que optan a ocupar plaza en su Parlamento no se han esmerado mucho en construir un mensaje europeo.

Todo esto hace suponer que la abstención será muy grande. Pero esta consideración adversa la considero como un argumento más a mi favor.

Todos los días le doy gracias a Dios por haber nacido en este rincón y no únicamente porque se llama Andalucía sino porque el avión o la cigüeña que me trajeron a su bendito suelo de haber sido empujados por algún viento esaborío hubiesen aterrizado en algún aeropuerto alternativo de Africa que es lo que pilla más cerquita y ya no estoy yo en forma para embarcarme en una patera.

Europa es lo que espejea en la lejanía soñada del cuento de las Mil y Una noches para tantos infelices que se dejan la vida entre las olas. Yo estoy agradecido y me enorgullece ser europeo.

Y,por otra parte, si los muchachillos de mi generación abandonábamos las aulas universitarias para pedir Democracia corriendo delante de los caballos de los grises,ahora que la tenemos no vamos dejar que se pudra en manos de los mediocres que se están aprovechando de ella.

“La Democracia es el peor de los sistemas de gobierno… con excepción de todos los demás”, dijo un día Sir Winston exhalando una profunda vaharada de su aromático puro.

Pues, eso.

5 comentarios:

Zapateiro dijo...

Yo también tengo claro que iré a votar. Yo el derecho al voto me lo tomo como una obligación.

Un saludo.

No cogé ventaja, ¡miarma! dijo...

Que difícil es el tema del voto D. José Luis, yo también he tenido muchas dudas como su señora y al final he decidido votar.
Lo malo es que la sensación que tengo es mala, valga la redundancia, pues pienso que son todos los que quieren ser nuestros representantes un atajo de mangantes y sinverguenzas y ¡ojo!, digo todos y todas.
No he escuchado ni leido ni una sola coherencia en quince días, lamentable.
Saludos.

Sibelius dijo...

Políticos de la talla de Sir Winston se extinguieron por desgracia, hoy día sólo hay mediocridad

Adriana Stein dijo...

a mi no me llegaron las papeletas censales, jose luis, y eso que el parlamento me pilla cerca. tal vez me avisaron por teléfono.... o tal vez estaban desmontando las carretas, quién sabe.
yo también doy gracias a dios por vivir en este país.
gracias por hacerme conocer la frase de sir winston, no hay nada como el corrosivo humor inglés para dar en la diana.
y gracias por recordarnos que somos responsables de nuestra democracia,

adriana

Szise dijo...

Sir Winston dijo la verdad, un hombre de gran valor, tengo vergüenza porque no fue a votar en las elecciones europeas pero hoy en día no es tan fácil decidirse.

Gracias y saludos a todos.