viernes, 4 de septiembre de 2009

Post iucundam iuventutem…

España es uno de los países donde hay más jóvenes que ni estudian ni trabajan, según un informe que acaba de publicar la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE). En una comparación entre 19 miembros de la Unión Europea y Estados Unidos, nuestro País, con casi un 14% de población entre 16 y 24 años en esa situación, es el cuarto por la cola, sólo por delante de Italia (cercano al 18%), Eslovaquia y Reino Unido.

Este es uno de los problemas que se añaden a la bomba de relojería que tiene en las manos el Gobierno Zapatero con el crecimiento imparable de las cifras de paro y al que quiere hacer frente invitando a este amplio sector de la población actual a que insista en su formación mandándolo de nuevo a los institutos, la Universidad o los cursillos de iniciación o perfeccionamiento.

Esto significa un nuevo reto ya que resulta difícil, complicado o, simplemente imposible, volver a convencer a estos jóvenes de las bondades de la preparación o el estudio después de años en los que el trabajo fácil, de cualificación baja, estaba esperando a la puerta de los institutos.

Por si fuera poco, un aspecto añadido es el que ha destacado el catedrático de la Universidad Pompeu Fabra José García Montalvo quien ha hablado de la responsabilidad de esta situación en "la tupida red social" que existe en España. Mientras en EE UU, por ejemplo, aclara el profesor, un joven de 18 años que ni estudia ni trabaja se ve como una especie de fracaso familiar, en España "no hay esa presión", "Se dice que no pasa nada, que aún no ha decidido"

Ahora les pesa a todos haber tolerado un país que basaba su economía en la construcción. Miles de jóvenes que se contrataban en las obras ganaban mucho dinero (la mayoría en negro) y se metían en créditos, y presumían de coche caro sin formación alguna. Ha cambiado la cara de la moneda y se ven en la calle, siendo unos perfectos ignorantes, sin oficio ni beneficio.

Sin embargo, la mayoría sigue dejándose engañar con la propaganda oficial que proclama con todos sus poderosos medios que “lo peor ha pasado”.Y, asi las cosas, tenemos una troupe de subvencionados vaciando las arcas del Estado y viviendo a costa de los padres a quienes se ha desposeído de poder y medios educativos y hasta se les llevan a juicio y se condenan por dar un pescozón a un niño rebelde, para luego echar sobre sus hombros todas las culpas si a los gobernantes se les van de la mano.

La juventud sensata que existe con ejemplos admirables, y que, con carrera acabada y preparación posterior, hasta se aviene a trabajar en un mcdonals, sin papás que les pague el coche, la ropa de marca y las borracheras, tiene que sentir repugnancia al ver cómo la máxima de miles de chicos y chicas de su edad es ir los fines de semana a la macrodiscoteca a ponerse hasta arriba de anfetas y cogerse un cogorzón mientras que los sufridos padres (normalmente con un nivel educativo bajo) hacen la vista gorda y califican la costumbre como algo "propio" de la edad........y una m…

El Plan E de fomento del empleo ha venido ofreciendo durante el verano dos escenas contradictorias: En las carreteras levantadas, las calles abiertas y las calicatas polvorientas se ha podido contemplar a muchos trabajadores extranjeros: portugueses, búlgaros, marroquíes… alternando con los pocos españoles sudorosos que se iban a estos tajos ingratos. Sin embargo durante las fiestas, pródigas en el festivo agosto, los que llegaban a sus casas a las siete o más de la mañana, con la “jumera” correspondiente sí que eran del solar patrio. ¿Lo queremos más claro?

6 comentarios:

Juanma dijo...

A lo que añadimos, querido maestro, que el nivel cultural y educativo (para quienes acceden a él, que siguen siendo también muchos) es cada vez peor. En bastantes casos, paupérrimo (cómo me gustó aprender esa palabra en la antañona EGB, la lanzo en cuanto puedo: paupérrimo).
El panorama es lamentable y, por momentos, desolador. ¿No le parece?

Un abrazo.

José Luis Garrido Bustamante dijo...

Sí.Porque paupérrimo es más que pobre,mísero o pelón. Y tal vez su mejor sinónimo sea misérrimo que es,según advierte la sufrida grey de los enseñantes no seducidos por el Régimen, el nivel que se consigue alcanzar en la actual educación de nuestra juventud.
Otro abrazo

Huey dijo...

Señor Garrido, si me permite, el problema no es solamente la educación, soy desempleada, estoy buscando trabajo y lo que veo por ahí de ofertas es que se exige mucha experiencia cuando a uno apenas se la han dado.

Me considero todavía joven, y por lo que a mi me respecta trato de sacar un acceso a la universidad, y lo peor de todo que tengo unas ganas terribles de salir de casa, aunque mis padres son muy pacientes conmigo.

Por último, me gustaría decirle que me gusta mucho su cuaderno de bitácora, y que me gustaría expresarme como usted. Saludos desde Málaga.

José Luis Garrido Bustamante dijo...

Tus palabras reflejan una ilusión contra la adversidad.Animo.Accede a la Universidad.Y escribe. Todo es
ponerse y contar cosas (lo que te ocurre,lo que ves,lo que sientes).
Guardas los escritos en un cajón; vuelves a ellos pasado cierto tiempo y los corrijes.Te aseguro que conseguirás tu propósito. Un beso.

No cogé ventaja, ¡miarma! dijo...

Hay chavales que tienen el problemón de haber estudiado, haber trabajado tres años sin cobrar y costeándose además los gastos en un bufete y ahora lo que le siguen ofreciendo es un sueldo de, "becario", de trescientos euros mensuales.
Todo el problema no lo causa la situación actual y nuestros nefastos gobernantes, también tienen mucha culpa los profesionales y empresarios sanguinarios que sólo saben aprovecharse de la situación.
Como sufro el problema en mi familia tendría que ser valiente y decir nombres de estos "ilustres" muchos están en puestos dirigentes de Hermandades y son muy solidarios con la Iglesia y sus obras.
Perdón pero este tema me revela.
Un abrazo

José Luis Garrido Bustamante dijo...

Sí.
Y no hay que dejarlo oculto.Esta juventud de futuro incierto merece
que les echemos una mano.Lejos de todo paternalismo,respetando su libertad y a la altura de nuestras fuerzas que se multiplicarán si las unimos.
Otro abrazo